Emigrantes

Recuerdo hace muchos años, cuando era un crío, un día en que estaba sentado junto a mi padre viendo una película de policías y ladrones. El malo, un tío de barba blanca y andares majestuosos, me
tenía absolutamente absorto, así que le pregunte a mi padre: «Papa, ¿quién es ese hombre de la barba?», mi padre me miró, y con cara de estar dándome una lección magistral, me dijo «ese hombre, hijo… ese hombre es un monstruo
».
Ese monstruo era Fernando Rey, y el filme, “French Connection” de William Friedkin, en el que el actor español se comía con patatas a Gene Hackman, a la cámara y a la madre que lo parió. No por nada estamos hablando de un señor
solvente como pocos que se había ido a hacer las Américas y los había dejado a todos con cara de tonto.
Tuvimos que esperar muchos años hasta ver un nuevo triunfo a lo grande, el del malagueño Antonio Banderas, otro que le echó un par de huevos y se fue con lo puesto hasta ganarse un puesto en el star-system americano, demostrando
su pericia como actor y director, llevándose por delante a una tal Melannie Griffith. No está mal, ¿no?
Estos son los dos que todos recordamos o conocemos, muchos otros hicieron el mismo camino, con resultados bastante más discretos.
La última que huele a triunfo es Penélope Cruz, bellísima actriz, dotada de una voz particular (por aplicarle un adjetivo benévolo), aunque su segundo intento (el primero fue la horrible “The Hi- Lo Country” de Stephen Frears), “Woman
on Top”, ha recibido exabruptos incluso de los críticos más peloteros. Veremos como evoluciona en los próximos meses. Al menos está muy buena, lo que ya es mucho.
Sin embargo, y haciendo de una vez la maldita pregunta ¿qué tienen los yanquis que no tengamos en casa?, pues muy fácil, prestigio, o mejor llamarlo por su verdadero nombre, dinero, la búsqueda del Santo Grial del cine, lo que
otros llaman Hollywood.
Assumpta Serna, actriz catalana cuya filmografía no repasaremos (el masoquismo no entra en mis prioridades), pero que ostenta como titulo glorioso “Orquídea Salvaje” o “Cómo hundir definitivamente a Mickey Rourke”, intentó coger
el sagrado Cáliz y acabó con el pie vendado, así que optó por volver a casa. Sabia decisión, debo añadir.
Cesc Gay se fue a NYC para rodar “Hotel Room”: la jugada no le fue mal, teniendo en cuenta que después hizo “Krampack”. Menos suerte para la presidenta Aitana Sánchez Gijón y su penoso debut en “Walk In The Clouds” con el
ínclito Keanu Reeves. ¿Y qué me decís de Marisofi Mazagatos? Estudiante aplicada en el Actor’s Studio (triste historia, empezar con Marlon Brando y acabar con una modelo de andar por casa), que aún no ha debutado en la gran
pantalla, pero a la que veremos dentro de un tiempo en Cine de Barrio (tiempo al tiempo). A Javier Bardem le tentaban desde hace años: se arriesgó con Schnabel y le salió de coña, Copa Volpi en Venezia, próximo trabajo con
Malkovich y cantos de sirena que son demasiado tentadores… Tan tentadores como los que hostigan a Almodóvar, jugando a deshojar la margarita en referencia a “The Paperboy”, proyecto que le uniría a Jan de Bont en su primera
incursión en territorio enemigo. Consejos puede darle Fernando Trueba, que rodó en Miami “Two Much”, más famosa por ser el nidito de amor de Banderas-Griffith que no por sus valores cinematográficos, a pesar de contar con valores
seguros… Pero ya se sabe, América es muy dura.

Captura de pantalla 2013-07-10 a la(s) 20.27.34foto: Javier Bardem, que tuvo que hacerse pasar por cubano para que el tío Sam se fijara en él.  http://issuu.com/offmag/docs/offmag_issue9_angeles_de_charlie/107

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s